single-image

Los 7 mejores tés para adelgazar

El té es una bebida que se toma en todo el mundo. Se ha vuelto muy popular debido a los beneficios que aporta.

El té es una bebida que se toma en todo el mundo. En algunos países es una gran tradición desde hace muchísimos años; en otros, quizás no tanto, pero cada día se vuelve más popular y el número de aficionados va en aumento.

Esta bebida aromática se prepara con las hojas de la planta Camellia sinensis, un arbusto de hoja perenne nativo de Asia. El buen té se prepara vertiendo agua caliente sobre las hojas secas y dejándolas reposar durante varios minutos, para que su sabor se infiltre en el agua.

El té contiene antioxidantes, y su ingesta se asocia con diversos beneficios para la salud. Algunos estudios indican que el té puede contribuir a la pérdida de peso y ayudar a combatir la grasa corporal. Pero existen muchísimos tipos de té y algunos son más efectivos que otros. A continuación os hablamos de los siete mejores tipos de té para perder peso.

1. Té verde

El té verde es una de las variedades más populares y también uno de los tés más efectivos para perder peso. Existe evidencias científicas que relacionan el consumo de té verde con la disminución del tejido adiposo del cuerpo humano.

En un estudio de 2008 realizado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, 60 personas obesas siguieron una dieta durante 12 semanas mientras tomaban regularmente té verde o un placebo. En el transcurso del estudio, los que bebieron té verde perdieron 3,3 kg más de peso que el grupo que tomó placebo.

El té verde es especialmente rico en catequinas, unos antioxidantes naturales que pueden acelerar el metabolismo y conseguir que se queme más grasa corporal.

2. Té Puerh

El té Puerh, también llamado Pu-erh, es un tipo de té negro chino fermentado, lo que le confiere un aroma robusto que se intensifica cuanto más tiempo se almacena.

Algunos estudios han demostrado que el té Puerh puede reducir el azúcar y los triglicéridos en la sangre, ayudando a mejorar la pérdida de peso.

En un ensayo clínico (realizado también por el INSEU), 70 personas tomaron una cápsula de extracto de té puerh o un placebo. Después de tres meses, los que tomaron la cápsula de té Puerh perdieron casi 1 kg más que el grupo que tomó el placebo.

Este análisis se limita a la ingesta de extracto de té de Puerh, no a la bebida. Será necesaria más investigación para ver si se puede concluir lo mismo de la infusión

3. Te negro

No todo el té negro procede de China, también se produce este tipo de té en Japón, India, Pakistán y otros países asiáticos. Es un tipo de té que tiene mayor oxidación que otros tipos, como los tés verdes o los blancos.

La oxidación es una reacción química que se produce con solo exponer las hojas de té al aire. El proceso no solo cambia el aroma del té, también afecta a su aspecto y al color oscuro característico del té negro.

En el mercado se pueden encontrar muchos tipos diferentes de té negro, y una amplia variedad de mezclas diferentes: Earl Grey y English Breakfast son dos de las más populares.

Un nuevo estudio sobre 111 personas llegó a la conclusión de que sustituir el consumo de refrescos con cafeína por tres tazas de té negro cada día, durante tres meses, aumentaba significativamente la pérdida de peso y reducía la masa corporal.

El té negro es rico en flavonoides, un tipo de pigmento vegetal con propiedades antioxidantes, y los científicos asocian éstos compuestos con la pérdida de peso y grasa.

4. Té Oolong

El té Oolong es un té chino ancestral que se caracteriza por una oxidación parcial. Estaría, por tanto, entre el té verde y el té negro en términos de oxidación y color. El aroma de las hojas de este tipo de té es afrutado y fragante, lo que confiere un sabor único a la infusión.

Existen estudios que demuestran que también el té Oolong puede acelerar el metabolismo, quemando más grasa corporal y ayudando, así, en la pérdida de peso.

102 personas con sobrepeso u obesidad que bebieron té Oolong todos los días durante seis semanas, consiguieron reducir tanto el peso como la grasa corporal. En otra prueba, de tres días de duración, se dio a varios individuos té y a otros agua. Loa que tomaron té Oolong aumentaron su gasto energético en un 2.9%, el equivalente a quemar 281 calorías adicionales por día.

5. Té blanco

El té blanco se obtiene de la recolección de los brotes y hojas más tiernas de la planta. Tiene un sabor diferente al resto: es sutil, delicado y ligeramente dulce.

Los beneficios del té blanco están bien estudiados, y van desde mejorar la salud bucal hasta matar células cancerosas en estudios de laboratorio.

Los análisis realizados de las hojas de té blanco revelan que tienen cantidades de catequinas similares al té verde, por lo que también puede ayudar a mejorar la pérdida de peso. Un estudio de laboratorio ha demostrado que el extracto de té blanco aumenta la descomposición de las células grasas y evita la formación de otras nuevas.

6. Té de rooibos

Con el nombre de “té de hierbas” nos referimos, a menudo, a la infusión de hierbas, especias o frutas en agua caliente; pero al no proceder de la planta Camellia sinensis no se trata de tés verdaderos. Algunas variedades muy populares de estas infusiones son manzanilla, poleo, rooibos, jengibre, rosa mosqueta o hibisco.

Los ingredientes y las formulaciones de los tés de hierbas pueden ser muy variados, y generalmente provienen de las antiguas medicinas tradicionales que utilizaban las hierbas para sanar diversos síntomas como molestias estomacales, mareos, constipados, etc.

Estudios recientes concluyen que también estos tés pueden ser de ayuda en las dietas de reducción de peso. El rooibos es una de las hierbas cuya infusión es especialmente efectiva para mejorar el metabolismo de las grasas.

7. Cola de caballo

La cola de caballo es un potente diurético natural. El té de cola de caballo es útil para bajar de peso porque ayuda a liberar el exceso de agua del cuerpo y a estimular el metabolismo.

Su contenido en silicio contribuye expulsar los desechos metabólicos y purificar el cuerpo humano. Es adecuado para aquellos que siguen una dieta estricta y desean resultados rápidos, sin tener que realizar un gran sacrificio.

Conclusión

Aunque muchas personas beben té únicamente para relajarse y disfrutar de su sabor, cada taza también puede aportar muchos beneficios para la salud.

Reemplazar el consumo de los zumos o refrescos habituales (con azúcar) por té, reduce la ingesta total de calorías y conduce a la pérdida de peso. Además, muchos tipos de té son especialmente ricos en compuestos buenos para nuestra salud, como flavonoides y catequinas.

Junto con una dieta saludable y ejercicio regular, una taza o dos de té al día podrían ayudar en la pérdida de peso y la prevención de la dañina grasa abdominal.

Fuentes de los estudios citados: Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos

Te puede gustar