single-image

¿Es posible el sexo en la tercera edad?

Al contrario de lo que podamos pensar, envejecer o tener una edad avanzada, no es sinónimos de abandonar la idea de tener una vida sexual activa.

Hay muchas maneras diferentes de tener relaciones sexuales y lograr tener intimidad con tu pareja, tan sólo hace falta adaptarse a los tiempos vitales y las circunstancias de cada uno.

¿Cómo adaptarnos a los cambios de la tercera edad?

Hay distintos cambios que se suelen producir en la anatomía, dependiendo de si eres hombre o mujer, el avance de la edad puede afectar a tu capacidad sexual.

Por ejemplo, uno de los problemas más comunes en hombres es la incapacidad o la inapetencia sexual. Como ya sabrás, hay soluciones para todo: desde nuestra maravillosa pastillita azul llamada viagra, hasta otros medicamentos más naturales diseñados para aumentar el flujo sanguíneo y en general la líbido, como libidoforte.

En cuanto a las mujeres los casos son muy distintos. El aumento de la sequedad vaginal puede causar problemas, además de que con el paso de los años las paredes la vagina se suelen estrechar y acortar, sin embargo, no hay nada que un buen lubricante con base de agua no pueda solucionar.

 

Otras formas de disfrutar del sexo en la tercera edad

Muchas costumbres o estereotipos nos han enseñado que sólo se puede disfrutar del sexo con otra persona. Sin embargo, los juguetes sexuales y los accesorios han llegado para quedarse, proporcionando ese autocuidado y placer que tantas veces necesitamos en la intimidad con nosotros mismos.

Ya sea un dildo realista u otro tipo de juguete, te servirán para tener el control sobre tu placer sexual y disfrutar de una manera sana y positiva del sexo.

Hay muchas mujeres que tienen problemas relacionados con los síntomas de la menopausia, de modo que tener siempre un accesorio a mano puede ayudarte a calmar los sofocos si estás usando terapia hormonal, ya que generalmente la frecuencia y el deseo de tener relaciones aumenta.

Consejos para mantener una sexualidad sana en la tercera edad

Hay muchos mitos y verdades ocultas respecto al sexo, y muchos más si se refieren a la tercera edad. Consulta siempre con un ginecólogo o un especialista las dudas que tengas sobre este tema y recuerda que tener una relación sana con tu sexualidad te ayuda mejorar tu salud mental y física.

Algunas cosas que puedes tener en cuenta a la hora de practicar relaciones sexuales son:

  • Visitar al médico regularmente: Con el paso de los años, las enfermedades y los riesgos aumentan paulatinamente, de modo, que una visita de forma regular a tu médico de cabecera te vendrá muy bien.
  • Hablar siempre con tu pareja sobre tus inquietudes o dudas: La comunicación, el respeto y la confianza son las bases de cualquier relación estable y sana. No tengas miedo al expresar lo que sientes y tratar de probar cosas nuevas.
  • Ampliar tu concepto del sexo: La penetración no lo es todo. Los besos, las caricias y los puntos erógenos juegan un papel fundamental en el disfrute, ya sea con tu pareja o de forma individual.

En resumen, el sexo no se acaba cuando se llega a la tercera edad, que no te engañen. Tan sólo hay que procurar adaptarnos a las circunstancias y necesidades de cada uno para vivir una vida sexual plena.

 

Te puede gustar