single-image

Bolas chinas: Todo lo que no te han contado

Las bolas chinas se tratan de un objeto que guarda muchos tabúes, y sin embargo se llevan usando para muy diversos fines desde hace miles de años.

Así es, has oído bien, las bolas chinas son un mecanismo con mucha historia relacionada con el erotismo, pero más recientemente, con la salud del suelo pélvico. Hoy vamos a repasar todas aquellas curiosidades que no sabías sobre las bolas chinas, y te ayudaremos a elegir la adecuada a partir de la mayor recopilación online de bolas chinas con control remoto.

 

Bolas chinas, ¿Qué son?

También llamadas bolas de geisha, las bolas chinas son… ¡japonesas! Así es, no provienen de China, y se trata de un mecanismo formado por varias bolas unidas por un cordón, dentro de las cuales hay bolitas aún más pequeñas, que chocan contra las paredes al estar en movimiento.

Por otro lado, también tenemos una variante de las bolas chinas tradicionales, que incorporan un motor de vibración dentro de las bolas, en vez de la bolita.

Dependiendo de la fuerza y la sensibilidad de tu suelo pélvico, notarás la vibración de esa bolita o no. Hoy en día, con las bolas chinas que tienen su propio motor de vibración, puedes modificar la vibración a tus gustos y necesidades.

Beneficios de las bolas chinas

Aparte del suelo pélvico, se atribuyen muchos otros efectos positivos de las bolas chinas:

  • Mejora del suelo pélvico: Tonifica los músculos del suelo pélvico.
  • Mejora la lubricación de la vagina: por lo tanto, mejorará la calidad de nuestra relaciones sexuales, con orgasmos más largos e intensos y mayor sensibilidad
  • Ayudan a evitar incontinencias urinarias: Y en algunos casos el riesgo de prolapso.

En menos de un mes, realizando ejercicios durante 15-30 minutos cada día, podrás empezar a notar sus beneficios.

Estos ejercicios pueden ser por vía voluntaria o involuntaria: si te colocas las bolas chinas, la vibración interior hace que se contraiga involuntariamente los músculos del suelo pélvico. Pero además, puedes realizar ejercicios de Kegel, también llamadas contracciones voluntarias, para que no sólo mejores el tono sino la fuerza de la musculatura.

 

Cómo elegir bolas chinas

Para poder aprovechar todos los beneficios de las bolas chinas, debes elegir las de tu medida, ya que hay infinidad de variantes: número de bolas, tamaños, peso o el tipo de material.

  • Tamaño: Lo medida estándar son los 35mm, aunque hay medidas más pequeñas que son recomendables para mujeres que no han dado a luz, por ejemplo. El factor clave es que se ajusten perfectamente a tu vagina y que no se salgan, para que la vibración se transmita a las paredes.
  • Peso: Lo ideal es empezar con poco peso, para que no sobreforcemos los músculos y nos encontremos cómodas. Además, con demasiado peso lo normal es que se salgan y no podamos realizar los ejercicios.
  • Número de bolas: Cuantas más bolas, no es mejor. El objetivo está en contraer la musculatura, por lo tanto si no podemos con una, no tiene sentido que introduzcamos más. Cuando nuestra vagina se acostumbre, podremos ir introduciendo cada vez más y llevarlas al mismo tiempo.
  • Materiales: Cada vez más, la silicona o el ABS/PC de grado médico se está usando más para las bolas chinas por su carácter hipoalergénico, ya que no provoca irritaciones ni problemas dermatológicos y es una garantía de higiene. Para el cordón, es muy importante que no sea hilo, ya que pueden quedar restos del material dentro.

Usar las bolas chinas puede traerte muchos beneficios, esperamos que te haya gustado y que a partir de ahora puedas mejorar poco a poco tu suelo pélvico y notar efectos positivos en tus relaciones sexuales.

Te puede gustar