single-image

Cómo mejorar la forma en la que nos damos placer

El autoplacer y el amor hacia uno mismo son asignaturas pendientes que solemos tener. Sobre todo en el segmento masculino, muchas veces recurrimos a las mismas técnicas y costumbres; tanto para darnos placer, como cuando nos lo da nuestra pareja. Cada persona es un mundo pero nunca es tarde para probar cosas nuevas. Por ejemplo, empezar usando un masturbador hombre puede aportar mucha versatilidad y emoción tanto para tu vida sexual como a la relación de pareja.

Pero mucho más allá de eso, hay una serie de cosas que puedes hacer para mejorar la forma en la que te relacionas con tu placer para ir más allá:

Crea un ambiente cómodo y cálido

Antes de empezar, lo más importante es que crees un ambiente a tu estilo, para que te sientas cómodo, esto te dará sensación de seguridad y tu cuerpo se sentirá más abierto a nuevas sensaciones. Por ejemplo, el nivel de luz o la música pueden ayudarte a darle más intensidad a esos momentos.

Usa lubricante

Por pequeña que sea la cantidad, el lubricante puede ayudarte a la hora de poner en práctica todos estos consejos que te estamos contando, lo cual hará aún más placentera tu experiencia.

Hay muchos tipos de lubricante, de distintas variedades e incluso sabores, lo ideal es que escojas el que más te convenza en tu online Sex-shop de confianza.

 

Comunicación intrapersonal e interpersonal

La comunicación es vital. Siempre aludimos a ella cuando nos referimos dentro de la pareja, pero incluso con uno mismo, resulta crucial. Porque muchas veces, entendernos a nosotros mismos y lo que necesitamos y queremos, resulta un poco complicado.

Por eso, es necesario realizar frecuentemente un ejercicio de escucha activa, ya sea con tu pareja como con tu yo interior. De esta manera nos sentiremos más seguros a la vez que con una dosis extra de confianza.

¡Es hora de jugar!

Sobre todo si estás en pareja, el amor, las relaciones y el placer se centran en la confianza y la complicidad. Aún con todo, muchas veces nos olvidamos de estos detalles en nuestro día a día.

Por eso, para despejarnos y para desconectar, existen los juegos. A veces no nos atrevemos a dar ese paso y probar cosas nuevas, y eso lo pueden hacer los juegos eróticos por nosotros.

En los preliminares, antes de pasar a la acción, los juegos pueden darle ese toque diferente a tus relaciones.

Cada lugar es un mundo

¿Quién dice que tengas que hacerlo siempre en la habitación? Cambiar el lugar donde nos damos placer puede crearnos sensaciones placenteras nuevas.

Llevar nuestras prácticas a otros lugares puede darle más emoción a esos momentos que nos reservamos para nosotros mismos, aportando esa chispa de novedad.

La clave está en la mente

Después de todos estos consejos prácticos, ya deberías de intuir de donde viene nuestro placer: del cerebro.

Sí, has leído bien. Nuestro cerebro es la fuente de nuestros estímulos eróticos, ya que es el órgano que se encarga de segregar hormonas y regular nuestras emociones.

Cuando el cerebro interpreta un estímulo como excitante, se activa la descarga de ciertas hormonas, como la feniletilamina, que desata la pasión. Después de esta llegan las descargas de dopamina, el neurotransmisor relacionado con el placer, y así se crea un círculo virtuoso.

Esperamos que con estos consejos hayas aprendido un poco más de ti, de la forma en la que nos damos placer y cómo mejorar para probar cosas nuevas.

Te puede gustar